libercuentos de Liberto Vagamundo

LIBERCUENTOS PUBLICADOS

¿Qué son los libercuentos?

Los libercuentos de Liberto Vagamundo, como te habrás imaginado, son historias de corta duración cuyo contenido o moraleja giran en torno a la libertad o a su término antagónico, la esclavitud, que lejos de estar abolida ha sabido reinventarse y no deja de ampliar su presencia en nuestras vidas.

Esta sección, por tanto, es una suma de libercuentos para gente introspectiva que antepone la libertad de acción y pensamiento a la consecución de esos logros materiales o sociales que el discurso de valores predominantes ha grabado a fuego en la psique del humano actual (al menos en Occidente).

¿Quién es Liberto Vagamundo?

Hubo un tiempo en el que estuve atrapado en la cárcel de mi impotencia y amargura. Cambiaba un trabajo por otro, pero todos me reportaban la misma insatisfacción. Eran trabajos convencionales que me ataban a una vida cada vez más cansina y enfermiza.

Mi mecha estaba en las últimas. Era un jodido cartucho de dinamita que estaba a punto de estallar...

Pero entonces llamó a mi puerta un mágico libro (La danza de la realidad, de Alejandro Jodorowsky) que me puso sobre la pista de mi auténtica vocación: viajar y escribir. Fue el principio del cambio, ingresé en una nueva dimensión donde empecé a sentirme DUEÑO DE MI DESTINO, CREADOR DE MI PROPIA REALIDAD.

Aunque quiero dejar claro que romper con mi vida anterior fue un proceso peliagudo. Tuve que liberarme de muchos miedos y creencias limitadoras. Tuve que abrirme a un nuevo mundo de experiencias y conocimientos. Trabajé duró, perdí muchas cosas por el camino y en ocasiones me sentí terriblemente solo, pero vaya si mereció la pena:

No hay nada como la sensación de PERSEGUIR TUS PROPIOS SUEÑOS E INTENTARLO HASTA EL FINAL, pase lo que pase.

Mi nombre completo es Liberto González Hinojosa, pero debido a mi constante deambular se me conoce como Liberto Vagamundo.

Voy a presentarme en seis puntazos

  1. Soy un nómada digital que se gana la vida como buenamente puede.
  2. Me muevo con las corrientes del cambio y procuro que no me quiten el sol.
  3. Antes vivía acelerado, ahora camino despacio y me detengo a respirar.
  4. Carezco de posesiones, pero soy rico en experiencias, amores y amistades.
  5. Soy un soñador, un idealista poseído por el espíritu del Quijote.
  6. Soy un renegado, un proscrito, un pistolero que se apunta a la cabeza para no perder el norte ni volverse majareta.

 

Antes de que me suba el agua al cuello, termino de contarte...

Esta sección es la consecuencia de una búsqueda que se prolongó durante dos décadas y concluyó cuando supe quién era y a qué debía dedicarme.

Sin embargo, aquella revelación implicaba tomar un camino sin retorno que me hizo preguntarme: «¿Estoy dispuesto a recorrerlo hasta el final?».

Al principio titubeé, pero más adelante, la última secuencia de Factótum (película basada en la novela homónima de Charles Bukowsky) me ayudó a reafirmarme en mi decisión.

El prota de la peli (Matt Dillon) asiste al baile de una stripper mientras se toma una cerveza, se fuma un pitillo y dirige al espectador el siguiente soliloquio:

Si vas a intentarlo, ve hasta el final. De lo contrario no empieces siquiera. Tal vez suponga perder novias, esposas, familia, trabajo, y quizá la cabeza.

 

Tal vez suponga no comer durante tres o cuatro días, tal vez suponga helarte en el banco de un parque, tal vez suponga la cárcel, tal vez suponga humillación, tal vez suponga desdén, aislamiento…

 

El aislamiento es el premio. Todo lo demás es para poner a prueba tu resistencia, tus auténticas ganas de hacerlo. Y lo harás. A pesar del rechazo y de las ínfimas probabilidades. Y será mejor que cualquier cosa que puedas imaginar…

 

Si vas a intentarlo, ve hasta el final, no existe una sensación igual. Estarás solo con los dioses, y las noches arderán en llamas. Llevarás las riendas de la vida, hasta la risa perfecta. Es por lo único que vale la pena luchar.

Todavía se me ponen los pelos como escarpias…

 

Henry Chinaski

Imagen de la película Factótum

Libercuentos de Liberto Vagamundo

ORIGEN Y FINAL DE ESTA SECCIÓN

Mis amigos me perciben como un espíritu libre. Eugercio también, por eso me propuso escribir en su blog e ideó una sección a mi medida para que hablara de mis andanzas y, dando rienda suelta a mi retórica transeúnte, expusiera mi perspectiva de los temas o cuestiones que quisiera abordar.

«Sé tú mismo», me dijo.

Después de meditarlo, llegué a la conclusión de que debía compartir mi parte más lírica, hablar de los prodigios y miserias de la vida a través de reflexiones, poesías, cuentos o historietas que reflejaran, de algún modo, el bagaje de mi errabunda existencia, y así nacieron los libercuentos de Liberto Vagamundo. 

Haré lo que pueda, hablar de la vida es impreciso y relativo, cada uno la percibe con su propia mirada y conforme a su riqueza o excasez mental.

La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla.

 

Gabriel García Márquez

Eso es todo, espero que te agraden mis historias y mi modo de contarlas.

 

¿Quieres conocerme mejor?

Libercuento de mi propia vida

 

¿Prefieres ir al grano?

Libercuentos publicados hasta la fecha 

Scroll to top