Cinco microrrelatos para reflexionar sobre el maldito o bendito Coronavirus

imagen de autor: Javier Eugercio

Has leído bien, la palabra «bendito» no es una errata. Seguro que has oído que las crisis son oportunidades de cambio. Estos cinco microrrelatos sobre el Coronavirus son una oportunidad de revisar, desde otra perspectiva, la situación actual y abordar otras cuestiones que los medios informativos omiten o soslayan.

Tiempo estimado de lectura: 5min

¿Te gusta lo que hago? ¡Si compartes mis historias me ayudas a crecer!☺

5 microrrelatos sobre el Coronavirus

Debajo de cada texto encontrarás la versión ilustrada y un botón de descarga

Einstein afirmó que «La crisis es necesaria para que la humanidad avance. Solo en momentos de crisis surgen las grandes mentes». Eso es justamente lo necesitamos, grandes mentes, pero no solo en el terreno científico, sino en la política mundial.

Cuando digo grandes mentes me refiero a personas, que además de sabias, sean íntegras y velen por el bien común. Necesitamos políticos valientes que planten cara a los oligarcas y aboguen por un mundo sostenible donde primen los intereses humanos a los económicos.

Los cinco microrrelatos que leerás a continuación los escribí antes del Coronavirus, te harán reflexionar sobre esta emergencia sanitaria en relación a la humanidad, a los valores predominantes y a nuestro sistema particular de creencias. EL ANTES Y EL DESPUÉS…

MASCARRABIAS

Tengo la tóxica costumbre de comer mientras veo el telediario. Soy adicto a la rabia, al odio y al asco. Me llevo un pedazo de carne a la boca. Según el Banco Mundial, la fase de expansión de la economía se prolongará hasta el año 2022. Me pregunto hasta cuándo se prolongará la fase de expansión de la estupidez humana. ¿2050?

© Javier Eugercio

NOTA ADICIONAL: Ahora sabemos que la expansión de la economía se frenará en seco por unos seres microscópicos con los que nadie contaba. ¿Qué es más importante, la expansión económica o que los gobiernos protejan a las personas con políticas beneficiosas para la salud global? Por lo que a mí respecta, hasta los huevos de la ambición humana y de la obsesión por el crecimiento económico. Hablen, por favor, del crecimiento humano y hagan crecer, sin frivolidades, lo que nos vuelve más humanos; de lo contrario, las bestias de traje y corbata, mucho más letales que el doctor Coronavirus, provocarán el exterminio de nuestra especie.

microrrelatos sobre el Coronavirus: Mascarrabias

LA MUERTE ES VIDA

La Muerte estaba a sus espaldas, pero él no la veía. Si al menos la hubiera intuido, habría sido consciente de que el tiempo se nos escurre entre los dedos. El doctor, como un pozo negro que engulló sus quehaceres programados, le anunció lo del cáncer terminal y desde entonces, hasta que la Muerte alzó su índice huesudo, se dedicó a vivir.

© Javier Eugercio

NOTA ADICIONAL: El doctor Coronavirus llegó para recordarnos que no somos inmortales. Mucha gente no saldrá de esta y los demás… crucemos los dedos. Deseamos ponernos otra vez al volante de nuestras vidas, pero, ¿conducíamos nosotros o vivíamos con el piloto automático? Confío en que tengamos la oportunidad de demostrar a la Muerte, cuando venga a buscarnos, que nuestras vidas fueron un viaje legítimo y valioso.

microrrelatos sobre el Coronavirus: La vida es muerte

BARBARIE Y CONDENA

Para que las élites sigan forrándose, los genocidios encubiertos deben continuar, y mientras tanto, los que tienen el culo más o menos a salvo, jodidos pero contentos con su pan y circo. Así funcionan las cosas. Pero todo lo que funciona solo funciona hasta que deja de hacerlo…

© Javier Eugercio

NOTA ADICIONAL: Hoy día, diversas problemáticas locales y globales amenazan con sacudir los pilares de nuestro modus vivendi. El sistema puede hacer aguas en cualquier momento, el doctor Coronavirus llegó para mostrarnos el precario equilibrio de fuerzas en el que vivimos. Lo creamos o no, aunque las distintas autoridades y gurús mediáticos hablen de progreso y bienestar, somos funambulistas sobre la cuerda floja. Los de abajo, los eternos pisoteados, las fieras sedientas de justicia social, saltarán todas las vallas que se interpongan en su camino y, si no reaccionamos ¡ya!, la batalla por la supervivencia se extenderá como el doctor Coronavirus.

microrrelatos sobre el Coronavirus: Barbarie y condena

PEZ GORDO

Luis era rico. Se gastaba una fortuna en lujos y caprichos y no tenía problemas de conciencia. «Los pobres ambicionan ser ricos para hacer exactamente lo mismo que yo», solía decir, y luego citaba a Darwin y se reía del manido dicho «Pobre, pero honrado». El mundo estaba hecho a su medida.

© Javier Eugercio

NOTA ADICIONAL: El doctor Coronavirus no entiende de ricos, pobres, buenos o malos, tira de la manta y caiga quien caiga. Es más justo que nuestras sociedades, que permiten que los peces gordos pisoteen a los más débiles, arruinen los esfuerzos de los buenos y perpetúen sus privilegios entre humanos maliciosos e ignorantes que adulan, envidian y admiran a estos seres deleznables en lugar de condenar sus actos y repudiar sus egoístas idiosincrasias.

microrrelatos sobre el Coronavirus: Pez gordo

UTOPÍA

32 años: busca la pareja ideal, pero está harta de tíos y de páginas de citas. 36 años: quiere ser madre y formar una familia, pero necesita un hombre de verdad. Un tipo auténtico, centrado, atento, sensible, honesto, inteligente, divertido… 42 años: gracias a la ciencia, se descarga por internet un óvulo fecundado y por fin se autorrealiza.

© Javier Eugercio

NOTA ADICIONAL: Los estereotipos, los idealismos y la cultura del esfuerzo nos venden una clase de felicidad que solo existe de cara a la galería. Nos ponemos una serie de etiquetas comerciales y salimos al mercado llenos de esperanza. En los anuncios y en las redes sociales todo el mundo es feliz y genial; la gente canta, ríe, salta, juega despreocupada en el parque temático del estado del bienestar, pero el doctor Coronavirus nos recuerda que la enfermedad, el miedo, la tristeza o la incertidumbre forman parte de la vida y que debemos aceptar la imperfección. ¿Somos seres humanos, o insoportables procesos de autorrealización donde la meta es la felicidad y el presente una carrera por alcanzarla? No podemos esperar a que todas las condiciones se cumplan para convertirnos, por fin, en el sueño americano que nos vendió el capitalismo. Es hora de despertar.

microrrelatos sobre el coronavirus: Utopía

Recursos gráficos de pngtree y pixabay.

Por favor, si consideras valiosos estos microrrelatos sobre el Coronavirus, compártelos en redes sociales (los botones más abajo).

¿Me sigues?

BOLETÍN DE CADENAS DE PAPEL

Recibe cada 15 días la mejor narrativa breve de la blogosfera

Y de regalo, RELATOS CORTOS ONLINE, la guía de los blogs de relatos y las plataformas literarias.

Te garantizo que protejo tus datos y que no hago spam
¿Te gusta lo que hago? ¡Si compartes mis historias me ayudas a crecer!☺

10 Comentarios

  1. Hana
    14 abril, 2020

    Espero que debido a los acontecimientos la gente ya no tenga excusa para no coger un libro (o un blog) y ponerse a leer por una vez en su vida. Deberían revisarse y cuestionarse muchas cosas en esta tesitura, en distintos planos que ya has citado, pero sobre todo en uno que realmente lo abarca todo…
    y es nada “más y nada menos” que el concepto del TIEMPO.

    Responder
    1. Eugercio
      14 abril, 2020

      Muy cierto, Hana, el tiempo que pasamos en este plano de consciencia, cuando se proyecta en el pasado o el futuro, se desperdicia. La única vida real es la que transcurre en el presente.

      Responder
  2. SARA MARTIN HAAG
    7 abril, 2020

    Grande Javi !!

    Responder
    1. Eugercio
      7 abril, 2020

      Muchas gracias, guapa, un abrazo!

      Responder
  3. Estrella Vega
    31 marzo, 2020

    Unos comentarios llenos de verdades, que lanzan a la cara las miserias de nuestra sociedad y la falta de valores. Realismo y sinceridad que ayuda a reflexionar sobre nuestro tiempo en la tierra. Gracias por estos esbozos de realidad.

    Responder
    1. Eugercio
      31 marzo, 2020

      Eres muy amable, Estrella, tu valoración coincide con lo que pretendía transmitir. Muchos seguirán durmiendo, pero algunos despertarán con el toque de atención que supone el Coronavirus. Un abrazo!

      Responder
  4. Mariangeles Prat
    29 marzo, 2020

    Me han encantado los microcuentos y sobre todo tus reflexiones que son certeras y con las que estoy plenamente de acuerdo. Ojalá esta situación nos sirva para cambiar nuestras vidas y desarrollarnos como personas dejando atrás este mundo del consumo por el consumo que es aberrante
    Un abrazo

    Responder
    1. Eugercio
      29 marzo, 2020

      Ojalá, Mariángeles, el doctor Coronavirus es una oportunidad para el cambio de paradigma. Necesitamos caminar hacia un mundo donde importen más las personas que el dinero, las posesiones o el poder. Un abrazo, y gracias por comentar.

      Responder
  5. Lorenita
    29 marzo, 2020

    Me han gustado mucho las reflexiones del después de la llegada del “bicho”, los había leído anteriormente pero claro es lo que tienen las pandemias que nos hacen ver donde antes no había luz. Un abrazo en la distancia del confinamiento.

    Responder
    1. Eugercio
      29 marzo, 2020

      Me alegro de que te fueran de provecho las reflexiones del antes y, sobre todo, del después de esta pandemia que nos ha puesto en jake. Pienso que es preferible mirar a los ojos a la realidad social. Si volvemos la cabeza, el mate nos pillará en el jardín de la alegría. Un fuerte abrazo, Lore, gracias por comentar.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para publicar un comentario debes aceptar la Política de Privacidad.
Responsable: los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Javier Sánchez López. Finalidad: gestionar los comentarios. Destinatario: los datos que facilites estarán almacenados en los servidores de Webempresa, dentro de la UE (política de privacidad de Webempresa). Legitimación: tu consentimiento expreso. Derechos: puedes ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos enviando un correo a info@javiereugercio.com. Para una detallada información sobre protección de datos consulta mi Política de Privacidad. Información adicional: este sitio utiliza Akismet, una herramienta que combate el spam; aprende como se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top