sobre mi: abrazo felino del escritor Javier Eugercio

POR QUÉ DECIDÍ CREAR ESTA WEB


La vida me ha enseñado que si te dejas guiar por el corazón, por muchas vueltas que des, al final siempre acabas en el lugar que te corresponde. Por eso estoy aquí. Pero antes de nada...

Eugercio, déjate de rollos y termina el microrrelato.

Cierto, cierto. Una cosita más:

Todos venimos al mundo con unos dones innatos que bien empleados nos hacen brillar. Sin embargo muchas veces, por circunstancias de la vida, nos vemos abocados a trabajos insulsos que nos van erosionando y socavan nuestro espíritu. En mi caso, padecí esta situación durante dos décadas, hasta que dije basta...

¡Eugercio, el microrrelato!

Quién es Javier Eugercio

Edad: en el cuarto escalón.

Nacionalidad: qué más da, vivimos en un mundo globalizado donde ya no tienen cabida ni fronteras ni banderitas ni diferencias raciales.

Estado civil: NÁUFRAGO.

Profesión: sinceramente, no sé qué decir al respecto. Cuando me hacen esta pregunta me quedo con cara de póquer y eludo responder o miento como un bellaco. Sí, lo sé, la mentira es indigna, pero debo protegerme, cualquier cosa que diga sobre esta cuestión podría ser utilizada en mi contra en el tribunal del Qué dirán o pensarán de mí, con sede en Arenas de San Pedro y ramificaciones en la vasta amplitud de la cultura judeocristiana.

Pese a lo dicho, saciaré la curiosidad que a buen seguro despertó mi insólito testimonio. Profesión: digamos que me dedico a escribir.

También escribo en Facebook

¿Me sigues? Indica que te gusta mi página

Ahora toca mojarse de verdad… con este breve currículum existencial (por llamarlo de algún modo)

Me crié en el Valle del Tiétar, una comarca abulense donde los niños nos apandillábamos y corríamos aventuras rodeados de naturaleza.

En líneas generales, mi niñez y mi adolescencia fueron felices. Pero luego sucedió lo inevitable, ingresé en el mundo de los adultos y la magia de aquellos años se fue desvaneciendo.

Desde que salí del pueblo no paré de viajar, conocer, experimentar, probar y agotar unas cosas y otras para volver a empezar con fuerzas renovadas, así hasta que empecé a perder fuelle y, finalmente, mi horizonte personal se cubrió de nubarrones.

¿TE SUENA ESTA HISTORIA?

A los 36 sufrí una crisis profesional en toda regla. Estaba harto de dejarme la piel únicamente por dinero. Me sentía perdido, frustrado, odiaba ejercer de cocinero itinerante e ignoraba qué hacer con mi vida, pero gracias una serie de encuentros y sucesos favorables descubrí mi VERDADERA VOCACIÓN y ahora mi objetivo es vivir de la literatura.

Sin padrinos, sin redes, sin plan B, soy un jodido kamikaze que avanza por la cuerda floja sobre un foso de fieras psíquicas. No hay vuelta de hoja, en mi empeño por dedicarme a escribir o me salgo con la mía o me hundo en la miseria material.

sobre mí: Javier Eugercio, escritor en apuros

Apiádate de mí si en un futuro me reconoces apostado en una esquina. No te tapes los ojos ni gires la cabeza, tus dadivosas monedas serán invertidas en comestibles. No soy un borracho. No me drogo. Mi único chute son los libros y contar historias.

Vivir de la literatura es una meta demasiado ambiciosa, lo sé, y más para alguien sin formación académica; pero oye, aquí me hallo, embarcado en esta locura autodidacta en la que tengo mucho que ganar y, a estas alturas de vida, casi nada que perder.

Puede que no ande bien de la azotea. Puede que vaya a darme un hostión de campeonato. Puede que sea un iluso o un fracasado. Puede ser, para mí lo importante es intentarlo y disfrutar del viaje. El resultado es lo de menos. ¿Fracasar? ¿Qué significa fracasar?...

El verdadero fracaso es resignarse a una insulsa existencia cuyo eje diametral es el miedo.

Una más (ambas son de mi cosecha):

El miedo al fracaso nos encadena al inmovilismo y nos convierte en asesinos de sueños, tanto propios como ajenos.

Seamos francos, necesitamos fluir y renovarnos, de lo contrario nos convertimos en un remanso de aguas estancadas que acaba desprendiendo el tufo inconfundible del hastío, el eterno reproche y la amarga condena.

Por lo que a mí respecta, podía quedarme estancado en la ciénaga donde me hallaba o bien ACEPTAR EL RETO DE CONVERTIRME EN ESCRITOR.

Reconocimientos literarios de Javier Eugercio

Como gran parte de los escritores noveles, en ocasiones participo en la lotería de los concursos literarios. Tuve suerte con Relojes de pared, relato ganador del IV Concurso de Historias del viaje, organizado por el Club de escritura Fuentetaja.

Y aquí puedes leer microrrelatos de mi puño y letra. Algunos resultaron premiados, finalistas o fueron publicados en alguna antología.

Qué demonios escribe Javier Eugercio

Microrrelato, relato corto y novela contemporánea. Me ha forjado más la experiencia que el estudio. Siempre fui un lector habitual, pero la pasión por la escritura me llegó de forma tardía.

Durante el verano de 2017 envié una propuesta editorial de mi primera novela a una docena de editoriales, algunas me dieron largas amablemente y otras ni siquiera me contestaron. Fue un punto de inflexión que me llevó a explorar otras vías. He montado esta web, he decidido autopublicarme y seguiré hacia delante hasta quién sabe dónde.


Características de mis obras (inéditas todavía)

Debido a la diversidad de estilos, argumentos y temáticas que manejo, se me hace cuesta arriba clasificar mi producción literaria. Ahora bien, casi todo lo que he escrito hasta la fecha podría englobarse dentro del realismo, ya que aglutina características de alguna de sus vertientes o subgéneros: realismo psicológico, realismo social y, en menor medida, realismo absurdo y realismo sucio.

Aunque todos los escritores nos influimos, inspiramos y copiamos unos a otros (sí, a veces nos copiamos impúdicamente), cada cual imprime en sus obras su huella personal. En cuanto a mí:

  • Me introduzco en la piel de mis personajes.

Soy un autor de corte realista, procuro crear universos literarios verosímiles, pero incido mucho más en los procesos internos de los personajes que en describir sus atavíos o cualidades físicas. Asimismo, doy más importancia al entramado (circunstancias, sentimientos, diálogos, monólogos) que a los escenarios donde se desarrolla la acción.

  • Me atrae la periferia, los márgenes, las sombras, la mecánica de lo invisible.

Hurgo en la superficie de las apariencias para retratar personajes grotescos, inadaptados, paranoicos, desamparados o incomprendidos que, erosionados por la vida, se enfrentan a la absurdez cotidiana bajo el prisma de sus traumas y obsesiones.

En mis historias exploro la tensa relación que sostiene el individuo con la sociedad a la que pertenece. Abordo cuestiones como la soledad, la incomprensión, la incertidumbre, la demencia, el pasado y el destino, el miedo y las heridas internas, el vacío existencial y la búsqueda de sentido.

  • Introduzco elementos que distorsionan la realidad.

Creo en lo invisible, en lo inverosímil, en lo que no podemos explicar y nos llena de admiración, espanto o extrañeza, por eso buena parte de lo que escribo contiene pinceladas  surrealistas o fantásticas que, sin embargo, resultan tan creíbles como la vida misma: la realidad supera a la ficción.

  • Abordo cuestiones sociales con una mirada crítica y socarrona.

Escribir es una forma de protestar, para mí la más eficiente, por eso mis relatos y novelas llevan consigo una carga crítica que procuro expresar mediante la ironía. De este modo, recurro a la artimaña de la sátira para hablar de los males que nos afectan a nivel individual y colectivo: la injusticia, la corrupción, la desigualdad, la marginación, el abuso de poder, la hipócrita moral de las normas y costumbres que regulan y constriñen nuestras vidas...

Más cosas sobre mí

Según los expertos del marketing, mostrarte mi faceta más humana servirá para que estrechemos vínculos, así podrás ver que soy una persona cercana y no más excentrica que cualquier otra, por eso me he currado otra paginita para hablarte de mi vida acutal y del oficio de escritor. Si gustas...

 

Dale al botón y cotillea

Scroll to top