RELATOS PUBLICADOS

¿Quién es Apurito Montoya?

¿No es acaso la vida un puro teatro?
¡Ser o no ser, esa es la cuestión!...
¿No es acaso la vida un número circense?
¡Señoras y señores, niños y ancianos, pasen y vean!...
¿No es acaso la vida un valle de lágrimas?
¡A Dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme!...

Con esta materia prima construye sus relatos cortos el artífice de esta sección: ¡Apurito Montoya!

Os dejo con él...

relatos cortos apurito montoya: apurito montoya con bombilla encendida sobre él.

 

Javier Eugercio me eligió como logotipo de esta web por los relatos cortos que figuran en mi cuerpo vegetal. Según dice, son la fiel representación de sus ideales, de ahí que me concediera esta sección y luego me encomendara la engorrosa tarea de presentarla. Supungo que tiene razón, debo coger las riendas y dar la cara desde el principio...

¡Damas y caballeros (con y sin caballo), bienvenidos sean ustedes y sus ganas de leer! Soy Apurito Montoya, un errático libro que se puso el mundo por montera para descubrir por sí mismo las grandezas y miserias de la condición humana! ¡ADELANTE, PASEN Y VEAN!...

 

El origen de esta sección

Los libros también tenemos sentimientos y aspiraciones, soñamos con ser leídos por un gran número de personas. Recién salidos de imprenta, deseamos que nos ubiquen en los expositores más glamurosos, queremos estar presentes en las mejores librerías y figurar en las listas de los más vendidos.

Tengo vagos recuerdos de haber estado, sin una mota de polvo, en la SECCIÓN DE NOVEDADES DEL CORTE INGLÉS. Recuerdo que la gente me abría con expectación y ojeaba mi contenido. Recuerdo el baño de luz y de multitudes al que estuve expuesto antes de que unas manos me transportaran hasta la caja y otras me envolvieran en papel de regalo.

 

Así era yo, un iluso extasiado en el fariseo paraíso de las letras (cara sonriente creada por brgfx - www.freepik.es)

 

Qué momentos más brillantes aquellos, pero qué poco duró mi felicidad, enseguida me absorbió una espiral de decadencia que acabó con mi celulosa bajo la pata de un tenderete. Fueron tiempos oscuros para mí, pero después de la noche llega el día y el nuevo amanecer trajo consigo el germen del cambio que se operó en mi interior: ME CONVERTÍ EN UN BUSCADOR DE HISTORIAS.

Estuve durante años vagando por ahí. Recorrí pueblos y ciudades, me colé en las casas y en las vidas de la gente, me camuflé entre hileras de libros y observé cuanto pude para luego componer mis propias historias. Esto me convierte, si no me equivoco, en el único libro del mundo autor de su propio contenido.

Quizá sucediera por fruto del azar, pero el caso es que el destino me condujo a la casa de Javier Eugercio y allí fue donde compuse mi último relato. Agoté mi capacidad, me quedé sin páginas en blanco, por eso decidí establecerme en la casa de Eugercio y él no tardó en descubrirme entre sus libros. Fue un flechazo para ambos, el comienzo de una amistad que cobró pleno sentido cuando Eugercio me propuso difundir mis relatos en su web.

Lo demás ya es historia, una suma de variopintas historias que te invito a descubrir en esta sección. Eugercio dice que soy imprevisible, una mina de parodias, un péndulo que oscila entre el humor y el drama. No sé, hace tiempo que llegué a la conclusión de que la vida es un teatro o una carpa circense que los dioses levantaron en mitad de un valle de lágrimas.

 

¿Quieres conocerme mejor?

Mi historia al completo

 

¿Prefieres ir al grano?

Descubre mis relatos

Scroll to top